Alda Lozano. Las chicas profundas