Alda Lozano. Las pulgas de Oxana